Skip to content

Miles de años empeñados en Usar y Tirar

13 agosto, 2013

Ingeniería romana (640x431)

Me imagino que el problema generado por los residuos empezó cuando dejamos de ser nómadas y empezamos a formar comunidades estables que permanecían en un punto fijo.  Mientras estábamos por ahí cazando hoy aquí mañana allá, los restos de alimentos, restos de hachas etc. eran convenientemente distribuidos por el territorio sin un impacto aparente.

Al fijar la residencia, los restos del día anterior, deteriorados por el paso del tiempo y la acción de las bacterias, no se habían movido del sitio donde los habíamos abandonado. Surge entonces el problema de escoger entre cambiar de residencia o mover los restos de alimentos del día anterior más lejos de donde residimos. Como mudarse de casa ha sido y es una tarea agobiante, optamos por lanzarlos lejos de nuestra posición, a una distancia conveniente para evitar las molestias. Nace así la técnica de usar y tirar.

Residuos en la Roma antigua

Tenemos que esperar hasta los romanos para que la técnica de usar y tirar se profesionalice y la ingeniería tome cartas en el asunto de la gestión de los desperdicios. Gracias al trabajo del arqueólogo  Jesús Acero, he aprendido que fuera de la ciudad se establecían depósitos denominados puticuli (pudrideros) en los que se descomponían los cuerpos de indigentes, criminales y personas sin recursos. Como uso secundario se utilizaban también para el vertido de los residuos sólidos de la vida diaria. El traslado de los residuos desde el interior de la ciudad hasta los pudrideros, se realizaba por profesionales especializados, los llamados estercorarii . El traslado se hacía por medio de la tecnología de la época,  en carros denominados polstra stercoraria.

No me negarán que si eliminamos el latín, el párrafo anterior parece la descripción del sistema de gestión de residuos de muchas de nuestras ciudades.

Gestion residuos en Roma. Herculano

 Pepo Segura.Decumano Maximo, cardo V Superior, Herculano

Residuos en la Edad Media

La decadencia romana también significa el abandono de la gestión de los desperdicios. La edad media asiste al abandono de las buenas costumbres romanas. Desaparece la gestión pública del sistema,  el sistema de subcontratación y la especialización de la actividad. La técnica de usar y tirar se simplifica. En lugar de tirarlo extramuros, lo lanzamos alegremente por la ventana al espacio común. Ya no necesitamos trasladar nuestros desperdicios fuera de los muro de la ciudad, se quedan en casa, en el interior, en el patio de atrás.

Tardamos casi 8 siglos en entender que la acumulación de desperdicios tiene una estrecha relación con la salud pública. Sí, ochocientos años en los que mientras se escribían algunas de las obras literarias y de filosofía que son la base de nuestra civilización, las calles de nuestras ciudades, los patios de las viviendas, se llenan de sucesivas capas de los  restos de nuestra actividad diaria.

Hay que esperar hasta marzo de 1884 para recuperar el sentido común romano. En esta fecha Eugene Poubelle establece una norma obligatoria para los ciudadanos de Paris que obligaba a depositar los residuos en contenedores para su traslado fuera de la ciudad.

Hasta bien entrado el siglo XX los residuos son trasladados fuera de la ciudad por medio de autorizaciones que se otorgan a gremios especializados.  La gestión de los residuos empieza a desarrollarse de nuevo como un servicio público. No se crea el lector que esta tarea emplea pocos recursos, sirva como ejemplo que en 1910 en Paris se empleaban 1.500 caballos para la retirada de la basura de la ciudad.

Desde la norma de Poubelle hasta la actualidad. Hemos mejorado sustancialmente los métodos de recogida y traslado de los residuos. También hemos desarrollado técnicas para que los residuos almacenados no causen daños a la salud pública.

Pero continuamos repitiendo el mismo gesto que hace miles de años empleamos para gestionar lo que no nos sirve, lanzarlo lejos, TIRARLO.

Hoy, mientras nuestros dedos se afanan en pantallas digitales, nos comunicamos con un robot en Marte y vemos en una pantalla de plasma, como se cepillan los dientes en ingravidez los astronautas de la Estación Espacial. Un servicio  especializado, retira nuestros residuos de las vías públicas y los traslada a las afueras de la ciudad.

Repetimos una práctica establecida hace miles de años y que coloca en su justa medida el orgullo de nuestra civilización tecnológica. USAR  y después TIRAR. Sólo cuando consigamos volver a integrar en los ciclos de la naturaleza los recursos que empleamos para nuestra vida podremos considerar que hemos dado un paso tecnológico significativo.

Cerca de la mitad de la basura en España se traslada a vertederos, salvo casos particulares, el vertedero sigue siendo la forma mayoritaria de gestión de los desperdicios en nuestro mundo.

Anuncios

From → Residuos urbanos

2 comentarios
  1. jose antonio tabernero permalink

    Muy descriptivo. Gracias, Daniel.

  2. Muy interesante, como siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

70 Degrees West

an environmental and humanitarian photo-documentary project from pole to pole along 70º west longitude

Energia12

Lo mejor en energía todos los meses del año

Medio Ambiente, Calidad y Recursos Naturales

Información, opiniones y noticias, por Joaquín del Val Melús

Discard Studies

Social studies of waste, pollution & externalities

A %d blogueros les gusta esto: