Skip to content

El mundo de los residuos en el cine.

20 agosto, 2013

Me gustaría haber estado en la mesa de edición, acompañando a Sam Peckinpah y su guionista,  cuando tomaron la decisión de que el sitio ideal para terminar la huida de los protagonistas de The Gateway era un vertedero de basuras. Seguro que comentaron, que la mejor paradoja para ilustrar el comienzo de una nueva etapa vital, es empezarla donde terminan todas nuestras pertenencias. La meta de los bienes materiales se convierte en la línea de salida a un nuevo futuro. Nuestros protagonistas terminan en el vertedero de Fresh Kills en Staten Island. Considerado el mayor vertedero del mundo, recibió desde los años cuarenta hasta el 2001, la basura de New York y su área de influencia. Para los impacientes, en el minuto 3.42 de la presentación comercial que figura a continuación, encontramos a nuestros protagonistas mientras se cruzan con un camión de basura, rodeados del humo negro de las hogueras de neumáticos, polvo,  basura y plásticos volando.

En 1977 al maestro Akira Kurosawa se le ocurrió, después del ensayo frustrado de su participación en Tora! Tora! Tora! explorar las vidas de los personajes que vivián en las proximidades de un vertedero y que encontraban en la basura su sustento. El resumen  que os dejo a continuación contiene algunas imágenes del autor durante el rodaje. Durante la grabación se mezclan cámaras, basura, ordenes, en un batiburrillo propio de cualquier vertedero que se precie. Dodeskaden, que se convirtió en su primera película en color,  fue un rotundo fracaso comercial.

Pero es en la maravillosa película de animación Wall-e (Waste Allocation Load Lifter – Earth class), donde finalmente la basura alcanza todo su esplendor y se hace protagonista de la historia. La humanidad, después de llenar la tierra de basura, se ve obligada a abandonar el planeta dejando que el tiempo y un batallón de robots de limpieza, los walies, restaure las condiciones originales. Hasta aquí un comportamiento familiar y extendido. Usamos, Tiramos y esperamos que alguien venga a solucionar el problema. En nuestra mano está que la cinta no se convierta en una profecía. !Ojo! no se trata de una historia de amores cibernéticos, como parece indicar la presentación comercial. Es difícil que una película catalogada como infantil resulte más adulta que esta. No estaría de mas que formara parte del curriculum de  las clases de ciencias durante la formación secundaría.

Que el desarrollo tecnológico no es ninguna garantía de una gestión eficiente de los residuos, esta claramente demostrado en Star Wars episodio IV. La estrella de la muerte era la maravilla tecnológica de la época, en palabras de su comandante. Pero en cuanto a deshacerse de la basura, yo la calificaría de antediluviana. Cada nivel de la nave tenía un cubículo donde se tiraba todo, se compactaba para reducir su volumen, y suponemos que a continuación se lanzaba al espacio en una zona galáctica poco concurrida. Queda claro que es más fácil imaginar un sistema de transporte por el hiperespacio y la existencia de una fuerza que va más allá de la física tradicional, que  visionar como resolver el problema de los residuos. Vamos, nada nuevo bajo el espacio sideral.

Compactador residuos star wars

http://starwars.com/explore/the-movies/episode-iv/

El drama, con la basura actuando de actor secundario, alcanza dimensiones épicas en Toy Story 3. Huyendo del destino que los convertirá en residuos al dejar de tener valor para su propietario, los juguetes se verán atrapados en un camión de basura y trasladados al vertedero Tri-County. En el interior de las instalaciones tendrán que escapar de transportadores de cadenas, separadores magnéticos, puentes grúa, trituradores de residuos y otra maquinaria habitual en las instalaciones de tratamiento. La tecnología para el reciclaje se convierte en una trampa horrenda que amenaza a los juguetes. Los héroes finalmente se verán lanzados al interior del horno de una incineradora de basura. La secuencia es tenebrosa, oscura y trepidante.

Estoy seguro que existen muchos más ejemplos que se me han escapado en la preparación de esta entrada. Me encantaría, con la colaboración de los lectores, añadir más títulos de la irrupción del mundo de los residuos en el cine comercial. Los nuevos títulos los incluiré en el bloc de notas incluido en la pestaña “Saber mas” de este blog.

Anuncios

From → Residuos urbanos

2 comentarios
  1. Enhorabuena, como cinéfilo y a la vez trabajador del sector de residuos me ha gustado mucho el articulo.
    Para mí Falta “Cuando el destino nos alcance” (Soylent Green en su titulo original) muy buena película sobre el agotamiento de los recursos del planeta y como se articula la sociedad en ese caso.
    Es la ultima película de Edward G. Robinson, que murió poco después y solo por eso merece la pena.

Trackbacks & Pingbacks

  1. El mundo de los residuos en el cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

70 Degrees West

an environmental and humanitarian photo-documentary project from pole to pole along 70º west longitude

Energia12

Lo mejor en energía todos los meses del año

Medio Ambiente, Calidad y Recursos Naturales

Información, opiniones y noticias, por Joaquín del Val Melús

Discard Studies

Social studies of waste, pollution & externalities

A %d blogueros les gusta esto: